domingo, 3 de febrero de 2013

Bayarcal.-Almeria

Bayárcal es un municipio español de la provincia de AlmeríaAndalucía, que limita al norte, oeste y sur con laprovincia de Granada. En el año 2012 contaba con 376 habitantes.
Se encuentra situado a una altitud de 1258 metros (es el municipio más alto de la provincia) y a 76 kilómetros de la capital de provincia, Almería.
Historia y origenes.
Fue éste un modesto poblado musulmán que en el siglo XVI vio despoblarse, hasta desaparecer, su pequeña rábita, Haratalburrica, hoy una porción de la vega bayarquera que se denomina Talburrica. Hace unos años, junto con unos amigos y a raíz de un desmonte para ensanchar la carretera de entrada al pueblo, rescatamos la mitad de una orza de grandes dimensiones con estampación epigráfica (conservada hoy en el ayuntamiento), muestra más que evidente del importante pasado musulmán, pues nos consta de la existencia de muchas más.
Sin ir más lejos, el huesario del cementerio de la localidad es un arco nazarí interesantísimo, al igual que las arcadas musulmanas que se pueden contemplar desde no hace mucho tiempo en una casa de la población. Y es que Bayárcal es un pueblo orgulloso de su historia, con un castillo milenario en Yniza, paraje natural e histórico que da título de los marqueses del mismo nombre. En él se alza una de las fortificaciones más importantes que controló todo el trasiego del puerto de la Ragua durante toda la Edad Media musulmana. En este lugar se conservan también las ruinas de una iglesia del siglo XVI y un importante paraje montuoso.
Economia y Gastronomia.
Sus viviendas son típicamente de tradición morisca. Aparecen entre ellas un sinfín de tinaos, galerías de sol, portales, terraos planos de launa que desafían las nieves, un sin fin de soluciones de arquitectura popular que dan rienda suelta a las necesidades más perentorias.La gastronomía representa la cultura de un pueblo. Está influenciada por el clima, la economía, los recursos naturales del lugar, las estaciones del año y las festividades religiosas. En Bayárcal destaca la Fritada alpujarreña y las Tabirnas Colorás entre otros suculentos platos.
Rutas Turisticas.
Cobijado en la falda del monte Chullo, a 1.255 metros sobre el nivel del mar, puede presumir de ser el pueblo más alto de la provincia y, según sus vecinos, donde se respira el aire más puro de Europa.
En las rutas, circule despacio, sin prisas, deteniéndose en los miradores que surgen en algunas curvas. Descubrirá, así, paisajes y detalles maravillosos que podrían pasarle inadvertidos.No debe perderse...La encina, primero de forma aislada y luego más abundante, va ganando importancia en el paisaje, mostrando ejemplares centenarios, no vistos, en nuestras andanzas por Almería. Varios cortijos cubiertos de launa anticipan nuestra llegada a Bayárcal, que aparece ante nosotros cobijado en la falda del monte Chullo, a 1.255 m sobre el nivel del mar, y colgado sobre el precipicio que conforma la rambla de su mismo nombre. Parece que esta vez, sí podemos asegurar, por encima de otras discusiones localistas, que estamos en el pueblo más alto de Almería.
No sólo ostenta este honroso título, si preguntan a sus habitantes, le informarán que en estos espacios se respira el aire más puro de Europa. Omitimos cualquier posible comentario en contra de esta afirmación y reconocemos que, probablemente, tengamos este feliz privilegio. Así que, ánimo, y a respirar todo lo quele apetezca. Seguro que su cuerpo se reconfortará.
Prosiga con esta ocupación y entreténgase en recorrer este caserío, repleto de rincones sugerentes, tinaos, pasadizos y terrazas. En algunos lugares del pueblo quedan restos de su historia árabe, patentes también en las ruinas de Yniza, que dieron nombre a su marquesado. Acérquese a contemplar la iglesia mudéjar que muestra una esbelta torre decorada con azulejos. En su interior encontrará un verdadero tesoro, pues esconde una interesante imaginería barroca, del siglo XVII.
Entre estas tallas de la escuela granadina destacan su patrón, San Francisco Javier, que la tradición hace venir de las lejanas tierras de Aragón. Si le apremia el hambre, ha escogido buen lugar para degustar la gastronomía alpujarreña. Podrá elegir entre la zamorra, el potaje de castañas, las tarbinas, los taranines, el potaje de hinojos, etc. Saboree esta energética comida y recobre fuerzas para el resto de la ruta. El amante de la montaña y la naturaleza, encontrará en esta localidad un bello escenario para plantear atrayentes rutas que se adentrarán en lo más profundo del Parque Natural de Sierra Nevada.
Alternan con estas quercíneas, algunas manchas de castaños que, en lo más alto, se transforman en predominio de pastos y prados de alta montaña. La sinuosa carretera remonta las pendientes y el Río Bayárcal, hasta alcanzar la cota próxima a 2.100 m de altitud y el Puerto de la Ragua. En los alrededores, algunas instalaciones ofrecen servicios de alojamiento y restauración, así como alquiler de material deportivo; idóneo si se traslada hasta aquí en invierno y quiere practicar el esquí de fondo. Aunque no sea esa estación, pasee por los bellos alrededores que comparten los municipios granadinos de Ferrería, Nevada y el almeriense de Bayárcal.
Después del descanso y el juego, puede ser buena hora para regresar, deshaciendo el camino andado. Ahora, podrá admirar una nueva perspectiva del barranco y volver a Bayárcal para comprar unas manzanas que le entretendrán durante la vuelta a Laujar de Andarax. Nos perdonará el lector que caigamos en la reiteración, pero le instamos a que circule despacio, sin prisas, deteniéndose en los miradores que surgen en algunas curvas. Descubrirá, así, nuevos paisajes y detalles que antes le pasaron desapercibidos.
Monumentos y Legado.
Bayárcal es un pueblo orgulloso de su historia, con un castillomilenario en Yniza, paraje natural e histórico que da título de los marqueses del mismo nombre. En él se alza una de las fortificaciones más importantes que controló todo el trasiego del puerto de la Ragua durante toda la Edad Media musulmana. En este lugar se conservan también las ruinas de una iglesia del siglo XVI y un importante paraje montuoso. Cuenta, además, con una interesante iglesia de la primera mitad del siglo XVI, cuya torre, decorada con bellos azulejos mudéjares, conserva las marcas de los balazos que los moriscos sublevados asestaron cuando asediaron el templo, refugio de los cristianos viejos.
Y causa admiración ver como aquí todavía se conservan unas magníficas tallas barrocas de la escuela granadina, muchas del siglo XVII, pues son contadas las poblaciones que pueden decir lo mismo.
Destaca la hermosa talla de San Francisco Javier, patrón de Bayárcal, talla policromada con un muy decente estofado en oro que nada tiene que envidiar a la mejor escuela. La tradición popular cuenta que fueron gentes venidas de Navarra quienes trajeron la imagen, aunque en el libro de apeo y repartimiento del siglo XVI manifiesta que fueron los jienenses los que más presencia tuvieron.
Para estar en esta localidad, cuyos accesos son tortuosos y accidentados, hay que querer venir porque obligado es hacerlo, y una vez aquí, admirar los cerezos en flor de su entrada, las manzanas madurar, beber sus vinos, criados en cepas arraigadas en cotas sorprendentemente superiores a los 1.000 metros de altitud, oír el viento golpear el encinar y, en suma, respirar aire puro.
En el mes de diciembre participe de sus Fiestas de Moros y Cristianos, tradición centenaria que habla de sus gentes y, en suma, de la vida misma. Quien posea corazón y espíritu sanos, quien tenga ojos para ver y oídos para escuchar que se venga a Bayárcal, dialogue con los bayarqueros y disfrute de su naturaleza, porque Bayárcal es la montaña y la montaña es Bayárcal.
Fiestas.-La principal fiesta es en honor a su patrón San Francisco Javier. Destacan también la celebración de San Marcos, los bailes de Navidad y el Rosario.
Fuente:Ayuntamiento de Bayarcal