lunes, 4 de febrero de 2013

Beires.-Almeria

Beires es un municipio español de la provincia de AlmeríaAndalucía. En el año 2012 contaba con 111 habitantes. Se encuentra situado a una altitud de 909 metros y a 55 kilómetros de la capital de provincia,Almería.
Historia y Origenes.
Es una población de origen no bien conocido. Fue ganada a los sarracenos por los Reyes Católicos sin que se perturbase a su vecindario en el goce de sus propiedades, hasta que, ocurrida la rebelión de los moriscos, corrieron la suerte común, viniendo a ser confiscados sus bienes, que se repartieron a diferentes pobladores reunidos desde distintos puntos.
En el «Libro de Apeo», que se conserva en el archivo municipal, se determinan las familias que se asentaron en esta población.
El "Castillo de los Moros" es una fortificación construida por los musulmanes con fecha desconocida. Podría datarse de la primera mitad del S.XIII por su similitud a castillos como el de Aspe (Alicante) o los Cuájares (Granada).
En época árabe Al-Udri menciona la existencia de un castillo para cada distrito agrícola, llamado "yuz", que significa parte o trozo. También se menciona la existencia de los castillos para las comarcas, llamadas "iklim". Su función en tiempos del rey de Granada Abd-alá era de asentamiento militar, concesión territorial y recaudación de impuestos.
Esta construcción se clasificaría como "castillo roquero" por ser pequeño, apropiado para la vigilancia estratégica de un territorio o camino y reocupado en diversas ocasiones.
Se sitúa en un cerro amesetado inclinado al sur con amplio dominio visual sobre las tres alquerías próximas o pueblos (Beires, Almócita y Padules). El recinto amurallado simple, muestra una planta sensiblemente rectangular de unos 2.000 m2. En su extremo norte se levantó un gran "baluarte" o torreón de uno 11 m. de longitud y 7 m. de anchura. De su extremo occidental partía un largo muro de 31 m. acabado en una pequeña "torre albarrana"(torre de un recinto fortificado con el que se comunica por un pequeño arco o puente fácilmente destruible. Sirve de Atalaya y para echar al enemigo), que protegía un área habitada extramuros.
Actualmente se encuentra casi desaparecido. Solo quedan los restos de lo que en su tiempo fue un castillo. Fue declarado BIEN DE INTERÉS CULTURAL, con la categoría de Monumento y un reconocimiento especial de la Junta de Andalucía en 1993.
Son muchas las leyendas en torno a este monumento. Por ejemplo se dice que hay un tesoro dentro de la montaña fruto de los impuestos que se recaudaban y que está lleno de pasadizos secretos que lo comunican con el pie del monte...Pero esto es solo mito, la realidad solo ellos la sabían.
Beires hoy.-Turismo.
El pueblo se divide en dos barrios: el Zambrón, al Este; y el de Beirespropiamente dicho, al Oeste. Estos están separados por el Barranco del Nacimiento, en él hay un puente de piedra que se comenzó a construir en 1682 y se concluyó en 1715. A ambos lados de este barranco abunda la vegetación, principalmente matorrales, frutales, álamos y laureles.
Sus pequeñas casas, limpias y encaladas, contrastan con los alrededores del pueblo, el cual se encuentra sembrado por una abundante vegetación. Posee unas vistas sumamente agradables, pintorescas, ya que el pueblo se halla rodeado de árboles de distintas especies frutales y flores de todas las clases entre las casas, pues antiguamente rara era la que no tenía huerto. A estas espléndidas imágenes que nos puede proporcionar un paseo por Beires, tenemos que sumar la panorámica que nos ofrece, desde la Sierra de Gádor al Cabo de Gata, contempladas desde la plaza de la iglesia, situada en el extremo oeste del pueblo.
La población está resguardada del viento del Norte por la referida montaña, tomando el pueblo una forma semejante a la de un anfiteatro por hallarse los dos barrios uno frente a otro, ambos en el centro de dos cerros que terminan en forma de pirámide.
Algunos riachuelos y fondos de vallejos, esconden nuevas especies botánicas, desconocidas en otras regiones de Almería. Ante nosotros proliferan castaños y densos bosques galería, añadiendo un variado colorido a todo el entorno. Antiguos caminos y veredas, a veces utilizados por labriegos acompañados de sus asnos, surgen ante nosotros en imágenes bucólicas y fascinantes, pero reales.
Antes de llegar a la localidad, a nuestra derecha, parte una pista hacia el área recreativa de la Fuente de Nacimiento, donde podrá refrescarse o descansar un rato. Pronto, un giro del trayecto nos muestra los dos barrios de Beires, custodiados por los restos de la antigua fortificación árabe enriscada en unos abruptos escarpes próximos. Deténgase cerca del templo de San Juan Bautista, y admire su fábrica mudéjar (del siglo XVI), así como los excelentes retablos del interior; uno de ellos con un lienzo de Alonso Cano. Entreténgase en callejear y déjese envolver por la tranquilidad que emana de sus edificios, fuentes y moradores. Respire profundo, relájese y llénese de este don que echará de menos más tarde, en el bullicio de la vida diaria.
Gastronomia.
La gastronomía representa la cultura de un pueblo. Está influenciada por el clima, la economía, los recursos naturales del lugar, las estaciones del año y las festividades religiosas.
Gastronomia-Recetas.
Monumentos de Interes.
Iglesia de San Roque.
Iglesia de planta de cruz latina, con muros de cajones de mampostería entre rafas y cintas de ladrillo y cornisa también de ladrillo en saledizo. A los pies, una sencilla portada latericia, mientras que la torre se levanta junto a la cabecera en el lado del evangelio y presenta dos ventanas en cada lateral y tejado a cuatro aguas. En el interior aparece una cúpula sobre pechinas en el crucero y bóvedas de medio cañón en la nave, brazos del transepto y presbiterio. Unas ventanas sobre la portada y en los extremos del transepto iluminan el interior. Dedicada a San Juan Bautista.
La iglesia de Beires se construyó entre 1676 y 1679 a cargo de Pedro de Cerezuela en sustitución de la antigua, que ya en 1673 tuvo que ser apuntalada por lo que el maestro de albañilería Pedro López y se hallaba en la cúspide del cerro de Beires. Las condiciones para la construcción fueron dadas por el veedor de iglesias del arzobispado José Granados de la Barrera en 1676 y en diciembre de 1679 se hizo la traslación desde la iglesia antigua, mientras que el maestro albañil se quedaría con los materiales aprovechables de la iglesia vieja. La nueva iglesia era de planta rectangular, con torre en la cabecera y armadura de tradición mudéjar. En 1745 el maestro Indalecio Guiot hizo obras y reparos, pero la intervención más importante se produjo en 1782 con la construcción de la nueva cabecera con crucero. Posiblemente coincidiendo con esta ampliación, se elevó la torre con un nuevo cuerpo de campanas.
Es un claro ejemplo de las transformaciones que sufren a lo largo de la Edad Moderna las iglesias rurales como consecuencia del aumento de la población y el cambio de los gustos estéticos.
Ermita de los Desamparados, compartida por Almócita, Beires y Padules (s XVII)
El nacimiento
Los molinos
La pileta
La "pileta" o en este caso el "piletazo" tiene su historia en Beires varios siglos atrás.
El agua de la pileta nace de una pequeña mina que hace que la balsa se llene; al principio esta balsa se dedicaba a recoger el agua para unos pocos regantes del pueblo, pero al ir pasando el tiempo se ha convertido en el lugar de ocio de Beires.
Toda la gente del pueblo se ha bañado alguna vez que otra en la famosa "PILETA", incluso viene gente de los municipios de los alrededores para bañarse, ya que dicen que el agua de ésta tiene efectos curativos. Lo que no saben es que esta muuuuuuuuy fría.
Gente acordaros de esos días que está la balsa llena y nos tiramos desde la montañita o cerro, salpicando a la gente que toma el sol; y esas tardes hasta las ocho cuando ya empezaba a hacer fresquito....y nos bañabamos otra vez....

Si la pileta hablara............

Fiestas.
Entre sus fistas detaca la celebrada en honor de San Roque con el Entierro de la Zorra y los bañosen la Fuente del Nacimiento.
Fuente:
Beires-Ayuntamiento