martes, 11 de junio de 2013

Playas y Calas del Cabo de Gata.-de Cala Tomate a la Isleta.

Cala Tomate-Cala de las Hermanicas.
Con este nombre se definen dos pequeñas calas escondidas en las estribaciones de la Sierra del Cabo de Gata al sumergirse en las azules aguas del Mediterráneo. Desde el Cerro del Marchas, de la Palma, del Fraile y el de la Cala Higuera las laderas se descuelgan impetuosas hacia las aguas, de forma intrincada y laberíntica.

Cala Tomate como un largo escollo o farallon que se mete en el mar como un cuchillo, con un alguero que da fama al sabor de su fauna marina. Entre pequeños barrancos y oquedades se acumulan algunos depósitos arenosos que se transforman en diminutos arcos costeros y magníficas calas. La localidad más cercana y proclive al acceso es la costera de San José, en el municipio de Níjar. 

Cala Tomate, la Cala de las Hermanicas y algún que otro enclave próximo constituyen diminutas playas, de unos pocos metros de longitud aisladas de cualquier influencia humana. Los accesos se muestran complicados y requieren tomar el camino costero que une San José y Los Escullos. De él parten algunos senderos que, con la debida precaución, permitirán descolgarnos por estos barrancos y acceder hasta el fondo de las calas. Se trata de calas vírgenes y olvidadas y carecen, por supuesto, de servicios, vigilancia y limpieza. Por el contrario, las aguas y los fondos rocosos de estos acantilados muestan transparencias y coloraciones difíciles de encontrar.

Playa del Embarcadero.
Amplia cala perteneciente al P.N. de Cabo de Gata-Níjar situada al pie del cerro de los Frailes, la mayor elevación de la sierra volcánica. Es un lugar agreste, excelente para los amantes de la naturaleza y los lugares perdidos. Se accede muy fácilmente a través de la ALP-326 y de la barriada de los Escullos. Dispone de una pequeña zona de aparcamiento y carece de servicios. Se recomienda realizar excursiones por la zona, para disfrutar de la monumentalidad del vulcanismo de la sierra que en esta área alcanza sus máxima expresión. Igualmente atractivos son sus fondos marinos, llenos de escollos y colonizados por praderas de Posidonia oceanica. Playa de piedras que suele ser frecuentada por equipos de submarinistas ya que sus fondos son el atractivo principal de esta desértica playa.
Playa del Arco o El Esparto.
Sobre todo conocida por La Playa del Arco pero tambien nombrada como la Playa de el Esparto. Se localiza junto a la Barriada de los Escullos, un lugar digno de visitar, especialmente el Castillo de San Felipe, del XVIII. Son muy interesantes las dunas fosilizadas sobre las que se asienta este enclave costero y que llegan hasta el comienzo de la playa, dando lugar a espectaculares acantilados de arenisca. Un lugar ideal para los amantes de la geología y de la naturaleza en ganeral, con la vista al fondo de Los frailes, los volcanes más altos de la zona.
La playa carece de servicios, si bien en los Escullos existen dos restaurantes especializados en arroces y pescados junto a la playa. Alterna zonas de piedras y de arena, dependiendo de las temporadas hay más arena o menos, la arena es fina y dorada. Junto a la playa se disfruta de inmedianto de un paisaje marino espectacular en flora y fauna. Acceso muy fácil (ALP-326) y aparcamiento sin problemas. Playa tranquila exceptueando, como siempre, semana santa y gagosto, así como los domingos estivales, si bien y aún en estos días, como casi todas las playas del Parque está muy lejos de la masificación de otras playas de la costa del sol.Cuando la marea está baja se pude pasear hasta La Isleta del Moro.
Playa del Peñon Blanco.
Se la conoce como la Playa de La Isleta y también como la Playa del Peñón Blanco, ya que no está frente al núcleo urbano, sino retirada a uno de sus laterales. Es una playa de excepcionales condiciones ambientales y extraordinaria belleza, ideal para los amantes de la naturaleza y especialmente interesante para los aficionados a la geología, ya que aquí el vulcanismo edifica espectaculares formas.
Junto a la playa se encuentra la barriada de la Isleta del Moro Arráez, asentamiento de líneas puras, sureñas y mediterráneas que ha crecido bastante en los últimos años pero mantiene junto a la costa su sabor y faenar pesquero. En su parte más elevada existe un mirador desde el que se puede admirar la monumentalidad de esta sierra, un paisaje casi irreal, una de las más bellas panorámicas de este territorio. De fácil acceso desde la ALP-326 y sin problemas de aparcamiento. La playa carece de servicios pero al situarse junto a La Isleta, encontraremos muy cerca de todo, pudiéndonos hacer alguna escapada a "la hora del tapeo" o en busca de agua fresca.