lunes, 15 de abril de 2013

Terque.-Almeria

Terque es un municipio español de la provincia de AlmeríaAndalucía. En el año 2012 contaba con 454 habitantes. 
 Se encuentra situada a una altitud de 300 metros y a 27 kilómetros de la capital de provincia,Almería.

El término municipal de Terque cuenta con 16,8 km2, pertenece a la comarca del Valle Medio del Andarax, y el pueblo se encuentra ubicado en el margen izquierdo del río Andarax, orientado hacia el Sur.
Limita con los términos de Alsodux, Santa Cruz, Alhabia, Alhama, Alicún, Huécija y Bentarique. Geológicamente se engloba en el Valle del río Andarax, que constituye unacuenca Neógena.
La base de esta cuenca Neógena la constituyen materiales del complejo Nevado-Filábride y Alpujárride.


Historia de Terque.
Posiblemente el primer asentamiento cultural de Terque se remonte a la Prehistoria, cuyo solar poblado de cuevas milenarias se halla en el entorno que encontraron los ocupantes de Los Millares en el 2.500 a. C., herederos de la cultura neolítica. 
Pero antes que Terque fue Marchena, un cerro que por su importancia estratégica será testigo directo y emplazamiento de sucesivas culturas a lo largo de los siglos. 
La primera referencia que tenemos es de época romana, el topónimo de Marchena es una forma derivada del antropónimo Marcius, el cual tenía su villa en el cerro, probablemente en la época de Augusto, estando Hispania romanizada.
En la Edad Media, Marchena es musulmana (Marshana) y se inscribe dentro de la actividad colonizadora y fundación en el territorio de Urs al-Yaman de unos 20 castillos (Urs al-Yaman es el nombre generalizado de la comarca desde Pechina en el siglo IX, se traduce por Urci de los Yemeníes, o tierra dada a los yemeníes), configurándose Marchena con el tiempo como la fortaleza más importante de la zona. 
A partir del siglo XIII, al formarse el sultanato nazarí, Marchena dará nombre a una taha (nueva unidad administrativa en que los sultanes nazaríes dividieron todo el territorio alpujarreño).
Diez lugares componían dicha taha y se gobernaban desde la fortaleza, la cual domina la comarca, las entradas y salidas de la Alpujarra a la taha de Alboloduy, Gérgal y al valle de Pechina.
Estos diez lugares eran: Zodun (Alsodux), al-Jabiya (Alhabia), Terque, Banu Tariq (Bentarique), Huécija, al-Aliya (Illar), al-Hammam (Alhama), Estançihun (Instinción), Rágol y Alicún. 
En este período pertenece al señorío de Cárdenas, cuyo señor es Don Gutierre de Cárdenas y Chacón, al cual le conceden la taha de Marchena en 1494 los Reyes Católicos, como recompensa por su ayuda prestada durante la Reconquista. 
Al destruirse la fortaleza de Marchena con el terremoto de 1522, los habitantes tienen que repartirse entre Huécija y Terque, así la pequeña alquería musulmana crece con la nueva población y cambia su fisonomía.
Terque adquiere la categoría de Villa junto a Huécija, y el resto son lugares; se puebla de hijosdalgos y surgen construcciones de nuevo cuño que aún sobreviven, como las casas de los Santiesteban, los Paniagua y los Porras.
La iglesia parroquial, dedicada a Santiago Apóstol, está edificada a finales del siglo XVI, sobre las ruinas de la anterior, que ardió durante la rebelión de los moriscos.
Es de estilo mudéjar y del tipo de iglesia que tiene diferenciada la capilla mayor por un arco toral de la nave, cuya cubierta de madera es una estructura de limas desprovista de adornos.
Fue el señorío nazarí de los Nayares, hijos y nietos del rey Yusuf IV Abenalmao, llamados Infantes de Almería, como Aben Cehin y Yahya al-Nayar, último señor. El hisn (castillo) de Marchena se componía de tres rellanos sucesivos con material cerámico abundante y variado, datándose algunos en el siglo XII. 
La cima corresponde al castillo propiamente dicho, y un recinto lo circunscribía con cinco torres cuadrangulares. Entre los vestigios que aparecen hay varios aljibes y un trozo de muralla. 
En las laderas se hallaban los cementerios donde se han encontrado lápidas de mármol con letra cúfica, las cuales serán motivo de leyenda entre los lugareños porque aún se sigue hablando del «libro de Mahoma». Terque, a la vera de Marchena, se va configurando como pueblo, y tras la rendición de Baza y las Capitulaciones de Almería en 1489 comenzará su Historia Moderna.
El templo tiene añadidos posteriores, como el altar churrigueresco y la capilla barroca dedicada a la Virgen del Rosario, patrona del pueblo.
Este siglo, que definirá el perfil hidalgo de Terque, se caracteriza por las sucesivas rebeliones de los moriscos, los cuales, tras la rebelión final de 1568 y capitaneados por Aben Umeya, de linaje califal, son derrotados y expulsados definitivamente por la Pragmática de Felipe II en 1570. 
Con la expulsión de los moriscos, Terque queda despoblado y arruinado, no recuperándose hasta el siglo XVIII, en que consigue estabilizar su demografía y economía.
El siglo XIX se inicia con el liberalismo y la abolición de los señoríos en 1835, siendo el hecho más significativo para Terque el nuevo régimen de independencia que se concedía a su municipio, consecuentemente a la abolición del señorío de Maqueda y Arcos (en 1656, al quedar don Bernardino de Cárdenas sin sucesión, el señorío pasa al duque de Arcos).
ECONOMIA.

Económicamente hay un gran auge, debido al enriquecimiento por el cultivo de la uva de Ohanes y las minas de Gádor, generadoras de mano de obra sobrante en el campo.
Esta riqueza se refleja en las construcciones burguesas que se llevan a cabo, arquitectura de estilo ecléctico, concentrada principalmente en la calle de José Antonio y la Plaza del pueblo, y sobresaliendo entre ellas la famosa «Casa de los Caballitos», llamada así por los animales que coronan su cornisa, que sin embargo no son caballos, sino «grifos», animales fantásticos con cabeza y alas de águila y cuerpo y garras de león.
Rutas Turisticas.
Entre dos cerros, aparecen pronto, las escasas casas del pueblo de Terque. Uno de ellos, el cerro de Marchena, albergó el primitivo asentamiento árabe y quizá romano que da origen a toda la Taha.
No obstante pueden verse restos de aljibes y lienzos de la importante fortificación musulmana, llamando la atención, el hallazgo de lápidas funerarias con escritura cúfica.
Le proponemos que deje aparcado su automóvil y pasee por su trama urbana. Este será el único modo de admirar las bellas edificaciones burguesas de este municipio.
La prosperidad proveniente del aprovechamiento minero de Sierra de Gádor y la explotación de la uva de mesa, provocaron un engrandecimiento de la localidad, que vio como se levantaban excelentes mansiones de ricos propietarios, como las de Santiesteban, Paniagua, Los Porras, o la más famosa: Los Caballitos; que recibe este nombre por los "grifos" -animales fantásticos de influencia oriental, que adornan el edificio.
Panorámica de Terque
Deténgase a contemplar las fantásticas rejerías de sus vanos, así como las impresionantes palmeras y araucarias que adornan sus jardines y que siempre han significado distinción para sus moradores. Si todavía no lo ha hecho, entre en la iglesia de Santiago Apóstol, del siglo XVI, y disfrute del estilo múdejar y del retablo churrigueresco de su interior.
Monumentos.
Al destruirse la fortaleza de Marchena con el terremoto de1522, los habitantes tienen que repartirse entre Huécija y Terque, así la pequeña alquería musulmana crece con la nueva población y cambia su fisonomía.

Terque adquiere la categoría de Villa junto a Huécija, y el resto son lugares; se puebla de hijosdalgos y surgen construcciones de nuevo cuño que aún sobreviven, como las casas de los Santiesteban, los Paniagua y los Porras.
La iglesia parroquial, dedicada a Santiago Apóstol, está edificada a finales del siglo XVI, sobre las ruinas de la anterior, que ardió durante la rebelión de los moriscos.
Es de estilo mudéjar y del tipo de iglesia que tiene diferenciada la capilla mayor por un arco toral de la nave, cuya cubierta de madera es una estructura de limas desprovista de adornos.
El templo tiene añadidos posteriores, como el altar churrigueresco y la capilla barroca dedicada a la Virgen del Rosario, patrona del pueblo. 
Gastronomia.
En los fríos días de invierno, cuando la lluvia hace su aparición, es costumbre cocinar migas de harina o de pan, acompañadas con caldo de pimentón , pimientos y tomates secos fritos, pescado y tajadas, todo ello regado con un buen vino de la tierra.
También se consumen los pucheros, cocinados en sus diferentes formas: trigo, calabaza e hinojo, que preparan el cuerpo para un duro día de trabajo. En los calurosos días del verano son refrescantes los gazpachos y ensaladas del tiempo. Además son características las fritadas de conejo con pollo y las gachas con caldo de pescado, aprovechando la temporada de mayor esplendor de las verduras .
Durante todo el año se degustan los embutidos como morcilla, chorizo, longaniza, blanquillo ... y derivados del cerdo que se elaboran antes de la Navidad, en las famosas matanzas que suelen reunir en torno al ritual, a familiares y amigos que pasan unos días de fiesta y trabajo en una tradición difícil de perder.
En Navidad se elabora la repostería típica de esta fechas, las tortas de chicharrones y manteca, el pan de aceite, los suspiros y los mantecados.
Conejo al ajillo
Con la llegada de la primavera y coincidiendo con Semana Santa, los condimentos se adaptan a la prohibición de la carne y a los productos vegetales que afloran en la vega.
Fiestas y Eventos.

Fiestas en honor de la patrona Virgen del Rosario

(Primer domingo de octubre)
Conocida popularmente como Fiesta del Voto. Son las fiestas grandes y gozan de gran tradición en Terque. Se celebran desde el año 1.885 con motivo del voto que se le hizo a la Virgen tras una epidemia de cólera que azotó este lugar.

Jornada Anual de Recuperación de Oficios Antiguos

Desde el año 2.003 se viene organizando esta jornada cada primer sábado de octubre, con motivo de las Fiestas Patronales de la Virgen del Rosario.
Con este encuentro se pretenden revivir los oficios que en otros tiempos formaron parte de la vida cotidiana de los almerienses y que, hoy por diferentes circunstancias prácticamente, han desaparecido o en el mejor de los casos se realizan de forma muy esporádica y minoritaria.
El centro de la jornada son los oficios relacionados con la cultura parralera: la barrilería, la arriería y la faena de la uva, pero a ellos se unen cada año otros oficios de larga tradición como el barbero, el alfarero, el pregonero, el ciego de los romances, varios esparteros, las bolilleras, un hojalatero, etc.
Estas jornadas culturales, podemos afirmar que se han consolidado a lo largo de estos cuatro años gozando de un gran atractivo turístico, además de caracterizarse por la eleva implicación de los vecinos de Terque en los diferentes oficios representados.

Jueves Lardero

El jueves previo al comienzo de la cuaresma se comparte la comida, consistentemente principalmente en las carnes que este tiempo litúrgico priva de consumir. Se cantan las canciones tradicionales y se organizan juegos populares de antaño.


Fiestas de la Santa Cruz

(Primer domingo de mayo)
Organizada por una antigua cofradía de "Mayordomos de la Cruz". El día anterior a la fiesta se disfruta de una verbena para "velar la Cruz" hasta el día siguiente en que se procesiona la Cruz hasta la ermita que lleva el mismo nombre, allí temprano se celebra la Eucaristía y se bendicen los roscos y roscas que después serán repartidos por todo el pueblo.

Fiestas de Verano


(Primer fin de semana de agosto)
Rescatadas del pasado, están dedicadas al Patrón del pueblo, Santiago Apóstol, en los últimos años se ha producido un importante auge en su celebración por las fechas en que se festejan. Arropando a las fiestas durante la semana previa se organiza la Semana Cultural ofreciendo un abanico de posibilidades de ocio y distracción para los vecinos y participantes.

San Isidro


En torno a la celebración de la festividad de San Isidro Labrador, Terque vive esta fiestas con fervor engalanado pore el color de la primavera. El Santo es procesionado hasta el mirador de los Celindos, donde se festeja el día en una celebración organizada por su hermandad.